Lo que más nos gusta a los padres es ver cómo nuestros hijos aprenden cosas nuevas y son capaces de hacer cada día más cosas por ellos mismos. Ver cómo se desarrollan de forma sana y autónoma es una gran satisfacción y alegría. Los niños necesitan un millón de experiencias y oportunidades nuevas para poder desplegar todo su potencial. Algunas cosas podrán hacerlas solos, otras necesitarán nuestra ayuda pero sabremos que están aprendiendo porque cada vez nos irán necesitando menos. Y esto, aunque a veces nos dé un poquito de pena, es maravilloso.

Saber cuándo debemos dejarles solos y cuándo nos necesitan es fundamental para lograr el equilibrio necesario.

Por un lado, necesitan saber que estamos ahí, que no están solos en su aprendizaje. Por otro lado, necesitan experimentar ellos solos, saber que van logrando cosas por sí mismos. Lograr este equilibrio es la base de una autoestima sana.

zona de desarrollo proximoEl concepto que desarrolló Vygotski, un psicólogo ruso, y que denomino Zona de Desarrollo Próximo es clave para entender cómo podemos ayudar a nuestros hijos en su crecimiento, potenciándolo sin entorpercerlo con una ayuda excesiva. La Zona de Desarrollo Próximo es la diferencia que hay entre lo que nuestro hijo puede hacer por sí solo, y aquello que puede lograr hacer si le prestamos algo de ayuda.

Quizás se entienda mejor con el ejemplo de la escalera. Imagina que el crecimiento o el desarrollo de tu hijo es como una escalera. Supón que ahora mismo, está en el 5º escalón del aprendizaje. Él solo puede hacer muchas cosas que están en ese escalón, en el 5. Podría lograr subir al escalón 6 pero va a necesitar un pequeño apoyo nuestro. Pues bien, esa diferencia es lo que se denomina zona de desarrollo próximo. Es lo que pueden hacer con ayuda y que supone un avance en su aprendizaje y en su desarrollo. 

Siguiendo con el ejemplo de la escalera, si ayudamos a nuestro hijo a hacer aquello que puede hacer solito, por ejemplo, subir al escalón 5, estamos haciendo que pueda hacer menos cosas de las que realmente puede. Si ve que le ayudamos para subir, no intentará hacerlo solo y creerá que él sólo no puede llegar al escalón 5. Pensará que no es capaz, y que necesita ayuda para conseguir algo que realmente sí sabe hacer.

Pero pensemos ahora que somos papás demasiado exigentes. Queremos que logre muchas cosas solo, sin ayuda e intentamos que suba al escalón 6 él solito. Lo que estaremos haciendo es “dejarle solo” ante algo que no tiene la capacidad de hacer. Si esto lo hacemos con mucha frecuencia, estaremos favoreciendo que aparezca cierto sentimiento de inutilidad. “no puedo hacer lo que mis padres creen que sí puedo hacer solo“.

En definitiva, se trata de no pedirle algo que no es capaz de hacer porque solo conseguiremos una buena dosis de frustración e inseguridad. Pero tampoco  ayudarle a hacer cosas que podría hacer él solito.

La mejor forma de no equivocarnos es practicar mucho la observación de nuestros hijos. Todos los padres saben que cosas pueden y qué cosas no pueden hacer sus hijos. Si están haciendo una tarea, se les puede dejar un rato probar y proporcionarles el mínimo apoyo necesario para que tengan éxito. Poco a poco, lo harán solitos.

Las 3 reglas de oro para potenciar al máximo su aprendizaje

En resumen, el truco está en seguir estas tres reglas:

1º No hagas algo por tu hijo si crees que lo puede hacer solo:  ¡No te apresures a atarle los zapatos cuando ya ha aprendido a hacerlo solo!

2º No le pidas algo para lo que todavía no está preparado: ¡Si todavía no sabe hacerse el primer nudo, no les pidas ya que se ate solo los zapatos!

3º Cuando está aprendiendo a hacer algo proporciónale la ayuda o el apoyo justo: Puedes hacerle la lazada y dejar que él termine de apretar los cordones.

Con el ejemplo de los escalones se ve claro que en el desarrollo es necesario un proceso continuo de ayuda para conseguir nuevos aprendizajes pero, cuando se logra aprender, es importante dejar que lo hagan solos. Después apoyaremos para el siguiente aprendizaje. Si lo hacemos así, no solo subiremos la escalera a toda velocidad, sino que estaremos potenciando que nuestro hijo desarrolle una personalidad autónoma y con una gran seguridad en uno mismo. 

4 Comments on La Zona de Desarrollo Próximo y las tres reglas para potenciar su aprendizaje al máximo

  1. muy bueno, preciso, claro y entendible, me gustó mucho, Soy psicóloga del Centro de Diagnóstico y Orientación de Santiago de Cuba. Cuba. Es una página muy instructiva

  2. Muchas gracias por el artículo, me ha parecido muy interesante.
    A veces me cuesta mucho dejar a mi hija hacer algo que creo que no va a poder hacer aunque luego me llevo la sorpresa y si que lo hace. ¿ Algún consejo?

    • ¡Hola Laura!

      Es fantástico ver cómo van consiguiendo cosas ellos solos, ¿a qué sí? Son sorpresas maravillosas. Lo mejor es observarles mucho para no interferir y darles un apoyo que no necesitan. No se trata de esperar y ver cómo no lo consiguen para entonces ayudarles, tenemos que anticiparnos lo justo para darles el empujón que necesitan. Su autoestima depende de estas experiencias.

      A los padres, a veces, nos cuesta dejarles solos porque queremos protegerles. Es normal y lógico. Proteger es necesario ¡y muy importante!, el problema viene cuando sobreprotegemos. Echa un vistazo al artículo sobre el estilo sobreprotector donde hablaba de esto.

      Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *