La crianza con apego es básica para un desarrollo emocional sano de nuestro bebé. Las primeras relaciones son con sus papás, y esto, va a marcar su forma de ver el mundo y de establecer relaciones con los demás. Pero, ¿sabemos qué es eso del apego? ¿cómo se desarrolla? 

apego con mamá

Desde hace algunas décadas, los estudios que se han realizado en relación al desarrollo de los bebés han demostrado que un niño que se siente protegido y querido desde el primer día se desarrolla con más salud tanto física, como psicológica. En el primer año de vida se forma con la persona que le cuida -frecuentemente, su mamá- un vínculo afectivo muy fuerte que le va a permitir tener una base sólida para desarrollar toda su potencialidad.

¿Qué proporciona el apego a nuestro pequeño? ¿Por qué es tan importante?

  • Proporciona seguridad. Sabe que si estamos cerca van a estar cubiertas sus necesidades de sueño, alimentación y cuidados. Puede experimentar, ya que si algo no es bueno nosotras se lo haremos saber antes de que se haga daño. Nuestro bebé sabe, que si estamos el mundo es seguro.
  • Proporciona cariño y amor. Desde pequeños el contacto físico con otra persona nos proporciona una fuente de bienestar. Las caricias, los abrazos y los besos permiten al bebé sentirse arropado y querido.
  • Proporciona un marco de referencia. Los bebés reconocen la voz de su madre desde el nacimiento y podrán comenzar a reconocer su cara durante el primer mes (sobre todo a una distancia de 20 cm. ¡justo la distancia que hay entre la cara de tu bebé y la tuya cuando está mamando!) Son la referencia estable y gracias al reconocimiento de sus expresiones y al tono de su voz sabrá si lo que está pasando es divertido, si es interesante, si hay que asustarse. En definitiva, estar cerca de mamá le ayuda a comenzar a regular sus emociones.

Aunque muchas mamás no vamos a ver claramente la preferencia de nuestro hijo por estar con nosotras hasta llegados los 6 u 8 meses, la vinculación comienza mucho antes, quizás ya durante el embarazo, cuando nuestro pequeño puede escuchar nuestra voz.

¿Qué pasa con el apego si tengo que estar separada de mi bebé al nacer? 

Aunque el apego se va desarrollando desde el nacimiento (quizás desde el útero), lo cierto es que los estudios realizados al respecto han demostrado que, los bebés que han tenido que estar separados de sus mamás en los primeros días por razones médicas, tienen la misma probabilidad de desarrollar un apego seguro con sus mamás si tras esa primera separación la mamá se convierte en su principal figura de cuidados.

¿Puede haber más de una figura de apego?

En general no, parece que los bebés suelen establecer una única figura principal de apego en los primeros dos años, y ésta suele ser la persona que le proporciona más tiempo (y de más calidad) de cuidados. A veces se puede convertir la abuela en la figura de apego, si es ella quien está más tiempo con el bebé y quién le proporciona cuidados. Otras veces puede ser el papá. En cualquier caso, el bebé elegirá a la persona con quién pasa más tiempo y quien está proporcionando todos los cuidados.

En algunos casos, se han visto bebés con preferencia por mamá y por papá. Son casos donde el papá sí ha jugado un papel importante en los cuidados desde el nacimiento y sí ha dispuesto de tiempo (de calidad) con su bebé.

2 Comments on El vínculo afectivo y el apego

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *