Disfasias, dislalia y tartamudez

 

La mayoría de los niños van a desarrollar una compleja capacidad para el lenguaje y la comunicación a lo largo de su desarrollo. En torno a los 18 meses el niño comenzará a expresarse con palabras aisladas e irá evolucionando hasta la adolescencia, donde habrá adquirido ya, el lenguaje adulto. La adquisición del lenguaje y las habilidades de comunicación van a ser, además, fundamentales para el desarrollo de sus capacidades sociales – relaciones con el entorno – y cognitivas – atención, percepción, razonamiento y pensamiento, memoria, etc. –.

madre jugando con su hija

Cuando este complejo proceso de adquisición del lenguaje no se produce con normalidad hablamos de Trastornos del lenguaje en la infancia. Existen diferentes tipos de trastornos del lenguaje según el aspecto del lenguaje que se encuentre alterado:

 

 Trastorno del lenguaje expresivo o disfasia expresiva: el niño tiene dificultades con la producción del lenguaje

 

 Trastorno del lenguaje comprensivo-expresivo o disfasia : en este caso el niño no puede comunicarse con su entorno debido a que no entiende los mensajes y, además, no puede expresar lo que desea.

 

Trastorno Fonológico o dislalia: el niño tiene dificultades con la pronunciación y la articulación de los distintos sonidos de su lengua.

 

 Tartamudez o disfemia: el niño tiene problemas con el ritmo del lenguaje produciéndose bloqueos y repeticiones.

 

Los Trastornos del lenguaje son más frecuentes en niños que en niñas y las dificultades en la comunicación van a aparecer en los primeros años de la vida del niño, cuando comienza a hablar. El pronóstico de este tipo de alteraciones en el lenguaje varía dependiendo de la gravedad del mismo. El diagnóstico y la intervención precoces van a ser fundamentales para conseguir un adecuado desarrollo de las capacidades del niño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *