A pesar de que el recién nacido parece llegar totalmente indefenso al mundo, sí nace ya con una serie de conductas o reflejos imprescindibles para su superviviencia.

Los reflejos son reacciones innatas con las que el recién nacido llega al mundo, no requieren por tanto, de aprendizaje, sino que ante una condición determinada aparece la reacción o reflejo.

recién nacido

El recién nacido cuenta con un gran número de reflejos al nacer, la mayoría son comportamientos simples como apartar la mano ante la sensación de quemazón, o cerrar los párpados ante un soplo directo en los ojos.

La presencia de estos reflejos son un indicador de la salud del bebé. Los primeros exámenes médicos van a consistir en la valoración de que el recién nacido responde a los diferentes estímulos de su entorno de una manera adecuada.

Muchos de los reflejos con los que el bebé nace, van a estar presentes a lo largo de toda su vida. Son los reflejos más básicos, los más conocidos son el reflejo de retirada, el reflejo pupilar, el reflejo parpebral o el estornudo.

Otras conductas reflejas que va a presentar recién nacido se irán perdiendo en los primeros meses de vida. Es decir, los realizarán al nacer y si el bebé se desarrolla con normalidad, se irán perdiendo. Los más importantes son:

Y finalmente, también presentarán conductas reflejas involuntarias que, con el paso de los meses y gracias al aprendizaje, pasarán a ser comportamientos voluntarios del bebé. Algunos ejemplos son

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *