¿Como sabremos que nuestro bebé está bien?

En las primeras horas y días de nuestro bebé, los especialistas realizarán una serie de pruebas y procedimientos para asegurarse que el bebé está bien.

 

El Test de Apgar

La primera valoración que se le realiza siempre a un bebé es el conocido Test de Apgar. Este test consiste en la valoración de cinco indicadores:

    recién nacido en el hospital

  • El latido cardíaco
  • El tono muscular
  • Los reflejos o la respuesta a estímulos
  • El color de la piel
  • La respiración

El especialista realizará un exámen de estas áreas y le dará una puntuación entre 0 – 2 a cada una de ellas. La suma de estas puntuaciones es lo que se denomina el índice de APGAR. Los bebés sanos obtienen una puntuación entre 7 – 10, los valores por debajo de estas cifras indican la necesidad de una reanimación por parte de los especialistas.

 

El test se realiza dos veces, la primera en el mismo momento del nacimiento y la segunda, pasados unos cinco minutos de la primera valoración. Los padres presentes en el momento del nacimiento pueden y deben saber el resultado de este test ya que supone la primera información que van a tener sobre el estado de salud de su hijo.

 

El peso y la talla.

Una vez realizado el Test de Apgar y confirmado que el bebé se encuentra en buen estado se procede a medir y pesar al bebé. También se tomará medida del perímetro de la cabeza del bebé y se verificarán que todas las medidas tomadas entran dentro de los parámetros saludables. En términos generales el peso del bebe suele estar entre los 2500 y los 4500 gramos ,suele medir en torno a los 48 – 52 cm. y el perímetro craneal es de unos 35 centímetros.

 

El examen de caderas

En la exploración física del bebé se incluye el examen de caderas o lamaniobra de Ortolanique consiste en hacer girar las piernas en torno a las articulaciones. Esta prueba sirve para detectar la luxación congénita de caderas. En caso de sospecha, el médico indicará la necesidad de realizar una ecografía o radiografía de las caderas del bebé para confirmar el diagnóstico. Durante esta prueba, también se observan los pliegues de las piernas comprobando su simetría.

 

El Test del metabolismo

Otra prueba que se realiza para conocer la salud del recién nacido es el test del metabolismo, más conocida como “la prueba del talón”. Esta prueba, que se realiza a las 48 horas del nacimiento del niño -siempre antes de que se produzca el alta en maternidad- consiste en un pequeño y superficial pinchazo en el talón del bebé para extraer una gota de sangre para analizar. La prueba suele ser repetida pasados los siete días en el mismo Hospital o el la consulta del pediatra.

 

Esta prueba se realiza para prevenir posibles enfermedades metabólicas como el hipotiroidismo congénito, la hiperplasia suprarrenal o la fenilcetonuria. Es muy importante realizar estas pruebas para descartar estas enfermedades que, aunque son poco frecuentes pueden ser devastadoras en el desarrollo del niño. La detección temprana de éstas enfermedades permiten realizar una intervención médica adecuada y, de esta manera, permite prevenir daños cerebrales, discapacidad e incluso la mortalidad.

 

Después de que den de alta tanto a la madre como al bebé de maternidad, el pedíatra realizará un seguimiento de la salud del niño de forma períodica. La primera cita con el pediatra se establecerá a los 7 o 10 días de abandonar el hospital, donde el pedíatra realizará un completo examen físico de nuevo y se llevarán a cabo las primeras vacunas -en caso de que no se hayan realizado en el propio hospital-.

 

La prevención en los primeros días de la vida de nuestro bebé es fundamental para garantizar su adecuado desarrollo. La detección temprana de posibles anomalías y la intervención adecuada en los primeros días puede ser decisiva en la salud de nuestro hijo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *