A pesar de los importantes avances médicos, el parto supone una situación muy estresante y dolorosa para la madre y para el bebé que nace. Para paliar estos efectos se han desarrollado las famosas clases de preparación para el parto, que se consideran, hoy en día, un aspecto preventivo muy importante para cualquier mujer embarazada.

 embarazada haciendo yoga

Las clases de preparación para el parto suelen comenzar alrededor del séptimo mes de embarazo. Es importante que asista a estas clases también el padre del bebé ya que es una manera más de hacerle partícipe de un proceso maravilloso que antiguamente se reservaba sólo para la mujer.  En estas clases se enseña todo lo necesario para que el parto sea más fácil y menos doloroso y para familiarizarse con los aspectos más básicos de los primeros cuidados de nuestro bebe. Esto hace que los padres se sientan más seguros de sí mismos y adopten así, menos actitudes negativas y temores hacia su futuro hijo.

Durante la preparación al parto nos van a enseñar las técnicas de respiración y relajación que nos van a permitir afrontar con menos dolor el momento del parto. Además, van a enseñarnos cómo poner a punto nuestro cuerpo con ejercicios gimnásticos que nos van a permitir junto con las técnicas de relajación tener un parto más fácil y menos doloroso para nuestro bebé.

Otro aspecto importante de las clases de preparación es la preparación psicológica para afrontar, sobre todo, el postparto y el cuidado de nuestro bebé. Hay que tener presente que tener un hijo, es una experiencia única y maravillosa, pero también una experiencia que puede estar cargada de miedos y ansiedades ante la nueva responsabilidad de cuidar un bebé. Por ello, prevenir una posible depresión postparto es un aspecto que es necesario trabajar antes de dar a luz.

Avances en la preparación al parto

En las últimas décadas se han desarrollado numerosos métodos de preparación al parto que incluyen otros aspectos que tratan de fomentar el óptimo desarrollo de nuestro hijo antes, incluso, de su nacimiento.

Se han desarrollado, en esta línea, programas de estimulación prenatal que pueden comenzar en el cuarto o quinto mes del embarazo. Estos programas suelen incluir:

Ejercicios de vinculación emocional dirigidos al establecimiento del contacto con el bebé que está en camino

Estimulación sensorial dirigidas a optimizar el desarrollo de los sentidos, fundamentalmente la vista y el oído

– Realización de masajes para mejorar el estado del cuerpo durante el embarazo y el parto

Estimulación musical prenatal para fomentar la inteligencia musical

Estimulación del lenguaje que trata de mejorar las capacidades lingúisiticas del bebé antes de que éste nazca.

Todos estos programas, en los que se está invirtiendo mucha investigación en la actualidad, deben tener una continuidad a través de programas de estimulación temprana cuando nazca el bebé.

También existen otras posibilidades en relación con la preparación al parto. El parto sin violencia, prepara a los futuros padres a un parto en el hogar o en clínicas preparadas para ello. La práctica del yoga se ha convertido tamibién en un método para un parto sin dolor y numerosas escuelas enseñan ejercicios específicos para ello. Otro método desarrollado para estos efectos es la sofrología, que trata, a través de la sugestión y de diferentes técnicas orientales, de conseguir un parto menos doloroso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *