La memoria es una herramienta fundamental para lograr un buen aprendizaje en el cole. Lo fantástico es que se puede entrenar. Con el propio estudio que se realiza en el cole se va mejorando con los años, pero además, podemos favorecerla proponiéndo juegos divertidos. ¡Hoy os dejo una idea!

niños riendo

Memorizar es una capacidad que va mejorando con los años en la infancia. Al principio nuestros peques les costará aprender a memorizar una serie de tres números, después, les será fácil recordar hasta siete. Con la memoria aprendemos cosas muy útiles en el cole (la tabla de multiplicar, los ríos, etc.) pero además, tener una buena memoria de trabajo permite poder analizar y pensar muchas más cosas a la vez, mejorando nuestra capacidad de razonamiento y deducción.

Pero la memoria podríamos compararla con un músculo, mejora con el ejercicio y la práctica y, empeora cuando no la ponemos en marcha. Seguro que hay muchos ratos muertos en que no sabemos qué proponer a nuestros hijos para jugar: viajes en el coche, en un autobús, en la cola del supermercado, etc. Cualquiera de estos son momentos ideales para proponerles jugar a recordar listas de cosas a través de canciones divertidas.

¿Qué necesitamos?

Nada, ¡sólo nuestra imaginación!

¿Para qué edad es el juego?

Lo ideal es que el peque tenga un buen dominio del lenguaje. A partir de 6 años puede ser ya divertido, aunque podemos ir adaptando la complejidad del juego según la edad.

¿Cómo se juega?

La idea es proponer un juego muy divertido, mejor si sois más de dos para jugar. Se trata de tararear una canción por turnos en las que se vayan añadiendo listas de cosas que cada uno tiene que recordar, para facilitar el recuerdo lo ideal es que la lista de cosas tengan algo en común. Por ejemplo:

“Hemos ido al super y venimos cargados de… yogures” “Hemos ido al super y venimos cargados de yogures y… manzanas” “Hemos ido al super y venimos cargados de yogures, manzanas y… peras” “Hemos ido al super y venimos cargados de yogures, manzanas, peras y… guisantes” etc.

La canción puede modificarse todo lo que se quiera. Puede ser la clásica “De la Habana ha venido un barco cargado de…”, “Me voy de viaje con mi maleta cargada de…” o lo que se nos ocurra.

Se puede complicar un poco más el juego para, además de ejercitar la memoria jugar también con el lenguaje añadiendo una regla del tipo: “Todas las cosas tienen que empezar por la M” o “en la lista cada cosa tiene que empezar con la última letra de la palabra anterior” (por cierto, ¡esta regla puede ayudar mucho a recordar la lista!)

Ah! Y una variante muy divertida es “El saco loco” que consiste en listar cosas sin sentido que irían en un saco muy loco. “En mi saco loco yo llevo… arena de la playa” “En mi saco loco yo llevo arena de la playa y… unos tomates”, etc.

Habilidades que se desarrollan

La memoria: Por supuesto, con este juego se desarrolla la memoria, se practican reglas mnemotécnicas y mejora la memoria de trabajo. Es posible que nuestros peques descubran que lo memorizan mejor si van construyendo una imagen de la cesta de la compra con las cosas de la lista, practicando su memoria visual, o por el contrario descubran que prefieren recordarlo realizando algún juego de palabras. A cada uno nos funciona mejor una cosa, lo importante es descubrirlo y practicarlo.

El lenguaje: Con este juego se amplia mucho el vocabulario ya que además de memorizar las palabras que otros saben, deben rebuscar ellos palabras relacionadas con el juego (listas de frutas, palabras que empiezan con una letra, etc.)

La atención y la concentración: Aunque parece un juego sencillo, requiere de toda nuestra concentración para poder llevarlo a cabo. Si jugamos con nuestros peques descubriremos que nosotros no podemos hacer otra cosa a la vez que jugamos, pues igual, ¡ellos tampoco! ¡Necesitan concentrarse para poder ganar!

El conocimiento del mundo: Para poder listar cosas relacionadas es necesario cierto conocimiento del mundo. Necesitamos saber que es lo que normalmente lleva un carro de la compra, qué son frutas y qué verduras, qué se lleva normalmente en una maleta. Seguro que además de jugar podéis aprovechar para hablar de ello y echarle un poco de sentido del humor.

La imaginación y el sentido del humor: Para hacer una lista muy larga además de memoria hace falta mucha imaginación. Con la variante, “el saco loco” además de imaginación hace falta mucho sentido del humor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *