Una buena alimentación es fundamental para crecer con una salud de hierro, pero no siempre es fácil. Hoy os dejo una propuesta para aprender a comer de todo, ¡jugando!

hija comiendo de todo

El juego supone utilizar un juego de toda la vida (las palabras encadenadas) para divertirnos mientras comemos, así, conseguiremos que nuestro hijo entienda la comida como algo divertido y no como algo aburrido y pesado. Lo ideal, no es jugar con un alimento que conozca bien y ya “le tenga manía” es mejor utilizar alimentos que normalmente le cuesta comer. Por ejemplo, puede ser muy útil para el pescado. Lo cocinamos en cuadraditos y lo ponemos en el plato para jugar.

¿Qué necesitamos?

Necesitamos la comida cocinada y preparlarlo para la hora en la que normalmente se come o se cena en casa. No hay que cambiar hábitos.

¿Para que edad es el juego?

Lo ideal es proponérselo a nuestro peque si ya come completamente solo y si ya tiene un manejo muy bueno del lenguaje, con lo que estará indicado para niños entre los cinco y los diez años.

¿Cómo se juega?

Antes de sentar a nuestro hijo a la mesa vamos a anunciar que ¡hoy, vamos a jugar a un juego muy divertido! Se trata de que todos nos sentemos a la mesa y juguemos a palabras encadenadas, cada vez que uno acierta puede ¡comerse un bocado! y cuando se falla se salta el turno y está ¡prohibido comer!. De esta manera nos sentamos todos a la mesa, ponemos los platos y comenzamos con una palabra al azar (por ejemplo, “plato”) la persona de al lado tiene que decir esa palabra y añadir otra con la ultima letrita (o con la última sílaba), si lo hace bien, puede comer (por ejemplo, “plato-ordenador”). Así pasamos al siguiente el que tiene que decir las tres palabras encadenadas (siguiendo el juego sería “plato-ordenador-rosa”)

Es importante respetar que sólo se puede comer en nuestro turno y cuando decimos las palabras bien. De esta manera nuestro hijo saboreará su bocado como un premio y crecerán sus ganas por comer mientras que llega su turno, ¡¿A quién no le gusta ganar?!

Habilidades que se desarrollan:

Hábito de comer bien/sano: Con este juego nuestro hijo aprende una nueva actitud hacia la comida (incluso hacia la comida que no le gusta) aprendiendo que comer puede ser divertido a la par que conseguimos una alimentación más variada.

Habilidades sociales: En este juego es fundamental respetar los turnos, aprender a escuchar y respetar a los otros, habilidades fundamentales para aprender a relacionarse con los demás.

Memoria y atención: Memorizar y recordar cadenas de palabras es un ejercicio muy bueno para desarrollar habilidades cognitivas que serán de gran utilizadad para los aprendizajes que nuestro hijo tenga que realizar a lo largo de su vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *