Todos los padres deberían leer cuentos a sus hijos. Además de ser una fuente de imaginación y la mejor forma de estimular su gusto por la lectura; es una oportunidad mágica para crear momentos especiales con nuestros peques. Pero no vale contarlo de cualquier forma, hay que convertirse en verdaderos cuentacuentos:

como contar cuentos hijos

1. Elige un cuento que te guste y tenga un buen mensaje

Desde luego, cuando contamos un cuento es para que le guste al que lo está escuchando, pero es muy difícil transmitir entusiasmo si a nosotros nos parece absurdo, ridículo o no nos gusta el argumento. Es preferible ofrecer cuentos que nos gusten mucho, y entre ellos, aquellos que les encanten a nuestros peques. Si el cuento no tiene un final feliz o el argumento no nos parece adecuado, es mejor elegir otro.

2. Conoce el cuento antes de contarlo

Una lectura agradable requiere que no nos llevemos sorpresas, si queremos contar un cuento de forma expresiva y siguiendo bien el argumento, primero tenemos que ojear nosotros el cuento y conocer el argumento. Lo ideal, es que podamos, de vez en cuanto, levantar la vista del texto para poder dramatizarlo, con lo que cuanto mejor lo conozcamos, más podremos darle expresividad.

3. Crea el mejor ambiente para el cuento

No se pueden contar cuentos bien de cualquier forma. Necesitamos un espacio y un ambiente adecuado, sin interrupciones. Si elegimos el momento antes de irse a dormir, podemos elegir una luz tenue y asegurarnos de que no nos van a interrumpir hasta que acabemos el cuento.

4. Los cuentos no se leen, ¡se cuentan!

Sentarnos con el cuento a leer sin más no es una actividad divertida. Un cuento hay que contarlo, expresarlo y dramatizarlo: levanta la voz cuando el argumento lo requiera, lee en susurros, haz pausas para darle emoción, lee los diálogos cambiando el tono de voz. Si lo haces así, ¡tus hijos te pedirán que les cuentes muchos cuentos!

5. Elige cuentos que puedas contarlos hasta el final

Sobre todo cuando son más pequeños no tiene sentido leer una parte de un cuento y al día siguiente seguir con la siguiente parte. Es posible que al día siguiente ya no recuerden bien los personajes o el argumento, y se aburran al no poder seguirlo bien. Los cuentos infantiles hay que contarlos de una vez, sin interrupciones.

6. Cuentos tradicionales y también de cosecha propia

Inventarse un cuento es una oportunidad para contarles una historia a medida. Si utilizamos sus gustos e intereses podemos escribirles el cuento que más les guste. Utiliza un lenguaje muy rico y variado, es una oportunidad de oro para estimular su imaginación y el desarrollo de su lenguaje.

Los mejores cuentos son los que tienen un vocabulario adaptado a su edad pero con un vocabulario muy rico y variado.

7. Haz que participe en el cuento

Para asegurarnos su atención y que disfruten más en el cuento podemos favorecer que participen en el relato. Si conocen bien el cuento, podemos invitarles a que terminen alguna frase dejándola en suspenso y mirándoles. Les podemos hacer también alguna pregunta: ¿Qué crees que le dijo entonces? o invitarles a que repitan alguna frase con nosotoros: “Y entonces dijo las palabras máginas… venga los dos juntos: ¡Barbarrabún!

8. Cuenta el mismo cuento tantas veces como te lo pidan

Cuénta el mismo cuento cuantas veces te lo pidan, y dramatízalo como si fuera la primera vez.

A veces los padres pensamos que es mejor la variedad que estar siempre con el mismo cuento. A los niños les encanta saber qué va a pasar, y no les importa escuchar el mismo cuento una y otra vez. Les permite fijarse en más detalles, aprenderse partes y poder memorizar el argumento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *