La obesidad es uno de los trastornos alimentarios más extendidos en los países desarrollados, donde puede llegar a afectar a la tercera parte de la población, afectando también a niños y adolescentes. niños con obesidad

 

La imagen del niño gordo como símbolo de salud es una idea que necesariamente debe ir eliminándose en nuestra sociedad si queremos asegurar a nuestros hijos una salud adecuada y una vida adulta plena. La obesidad tiene efectos muy nocivos para la salud que se agravan cuanto más jóven sea la persona que lo padece, haciendo que la obesidad y los problemas de salud que acarrea se cronifiquen en la edad adulta. Los problemas de salud que puede acarrear la obesidad pueden ir desde alteraciones en la tensión arterial, colesterol elevado, diabetes, fragilidad osea, etc.

¿Cómo detectar la obesidad en nuestros hijos?

Una forma fácil y rápida de valorar si nuestros hijos tienen sobrepeso es hallar el IMC (Índice de Masa Corporal) que se obtiene dividiendo el peso en Kg entre la altura en cm al cuadrado. Es decir, el IMC de un niño de 10 años que pesa 30 kg y mide 1,35 se hallaría del siguiente modo:

  • 1,35 x 1,35 = 1,8225
  • IMC = 30 / 1,8225 = 16,46.

Este niño se encontraría dentro del rango normal siguiendo la tabla:

tabla IMC

 

Siempre debe ser el pediatra quien valore si el niño se encuentra dentro del rango normal o está por encima y tiene sobrepeso, de manera que estos datos solo deben considerarse una aproximación que ayude a detectar si existe o no un problema que merece una atención médica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *