¿Es lo mismo ser precoz o talentoso que superdotado?

 

Existen otros términos y condiciones que se han confundido con la Superdotación Intelectual a lo largo de la historia, es el caso de la precocidad intelectual y las personas talentosas.

 

La precocidad intelectual supone un desarrollo más rápido que el resto de los niños de su edad. Es decir, hablaremos de un niño precoz cuando éste presente habilidades o capacidades antes de lo esperado según su edad. Por ejemplo, será precoz un niño que comience a hablar antes de los dos años o a escribir antes que sus compañeros del aula. Generalmente son los propios padres los que observan que su hijo consigue hacer cosas que otros niños de su mima edad todavía no han adquirido.

niños en el aula

 

La precocidad puede estar indicando que ese niño es superdotado, pero no siempre es así. En ocasiones las capacidades intelectuales del niño se igualarán con las de personas de su misma edad conforme vaya creciendo el niño.

 

Sin embargo, el hecho de que el niño precoz no vaya a acabar siendo diagnosticado como superdotado, no quiere decir que no haya que realizarse ninguna intervención con él. Si el niño ya tiene adquiridas habilidades propias de una edad avanzada, tendrán que potenciarse nuevos aprendizajes para que no acabe por aburrirse y pierda el interés.

 

El talento, por su parte, se refiere a personas que muestran una alta capacidad para un área concreta de conocimiento o habilidad, pero no en todas las áreas intelectuales. En el caso del niño talentoso es importante que desde el ámbito familiar y educativo potencien y favorezcan el desarrollo de esa capacidad extraordinaria para un campo concreto, sin olvidar la formación en el resto de las capacidades intelectuales.

 

En todos los casos es importante que el niño sea evaluado para que se pueda dar respuesta a sus necesidades concretas. Tanto en el caso del niño precoz, como el talentoso como en el caso de que finalmente el niño sea superdotado, una adecuada evaluación e intervención pueden facilitar un correcto desarrollo del niño acorde con sus capacidades y necesidades.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *