Al hablar de estilos educativos nos referimos a la manera de educar a nuestros hijos. Aunque a veces seamos más protectores, en otras ocasiones seamos más liberales o en otras, nos apoyemos más en la autoridad, la realidad es que solemos educar siguiendo una línea más o menos estable acerca de cómo hacer las cosas. Hay padres qumadre enseñando a su hijoe son más protectores y tienen dificultades para dejar que sus hijos tomen sus propias decisiones; sin embargo, otros padres consideran que sus hijos son suficientemente autónomos y les otorgan carta blanca a la hora de decidir sus propias normas. A veces, cuando educan dos personas puede suceder que los propios estilos de uno y del otro, entren en contradicción, transmitiendo un mensaje incoherente al hijo.

 

No existe una única manera buena de hacer las cosas, ni siquiera podemos decir que una sea más correcta que la otra. Sin embargo, el estilo que los padres adopten a la hora de educar a sus hijos va a condicionar la calidad de la relación con ellos y marcar la existencia o no de conflictos familiares.

 

Además, la manera cómo actuamos con ellos da mucha información a nuestros hijos. Si como decíamos en los ejemplos anteriores, nos mostramos muy protectores con ellos, les podemos estar diciendo que no son capaces de realizar sus propias tareas o tomar decisiones, mermando así, su autoestima. Si por el contrario, damos “carta blanca” pueden entender que sus problemas no son suficientemente importantes, lo que tampoco va a beneficiar al desarrollo de su autoestima.

 

Entonces, ¿qué actitud adoptamos? ¿Cuál es el mejor estilo educativo? En términos generales se puede hablar de cinco estilos educativos:

 

– El estilo autoritario

– El estilo permisivo o liberal

– El estilo paternalista o sobreprotector

– El estilo indiferente

– El estilo democrático o participativo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *