Cuando los padres se separan

 

Una vez que los padres deciden separarse, un aspecto que tienen que cuidar es cómo llevarlo a cabo de cara a que sus hijos sufran lo menos posible. Es importante transmitir a los niños que aunque sus padres se separen, ellos siguen teniendo a sus padres para apoyarse, aunque ya no vivan con los dos en una misma casa.

Planifica una separación gradual

En primer lugar, debemos de tratar de que nuestros hijos se vayan adaptando a la nueva situación de separación poco a poco. Sería bueno que no conocieran la noticia de la separación de forma inesperada, sino que vayamos hablando con ellos para ir comentándoles lo que  está pasando y que cosas pueden pasar. En la medida de lo posible, incluso se podría planificar una separación progresiva, de manera que los niños se vayan acostumbrando a la nueva situación.

Trata de mantener las costumbres de tus hijos

niña triste por la ruptura de sus padres

Lo ideal sería que nuestros hijos no tuvieran que cambiar de centro educativo ni de casa cuando se produce la separación. También es importante tratar de mantener las costumbres y las rutinas de nuestros hijos: la hora de levantarse, la hora del baño, las comidas… Es importante que cuidemos que nuestros hijos no tengan la sensación de inestabilidad en el hogar.

Nunca les hables mal del otro

Las separaciones pueden ser muy duras para los padres, y a veces, cuando no se tienen apoyos en el entorno se busca a los propios hijos para desahogarse. Esto es muy peligroso, ya que se trata de hablarle mal de su propia madre o de su propio padre. Tambien es importante no utilizar el cariño o el odio de nuestros hijos hacia el otro progenitor como revancha o arma arrojadiza, al final, el más lastimado será nuestro hijo.

Muestrales tu cariño, incluso más que antes

Al principio de la ruptura los padres pueden centrarse en los aspectos más prácticos de la separación (¿quién se queda con la casa? ¿dónde se va el otro? ¿cómo organizar la nueva situación?…) y a veces, nos olvidamos de continuar mostrando nuestro cariño hacia nuestros hijos. Ellos pueden sentir que el abandono también va con ellos, sintiéndo la frustración y la decepción de que sus propios padres (o uno de ellos) ha dejado de quererle. Sobre todo en los primeros momentos, es fundamental demostrarles cariño y protección por parte de los dos progenitores y no caer nunca en tratar de obtener su cariño a través de regalos materiales.

Y, si es necesario, busca la ayuda de un profesional

Cuando las separaciones son muy dolorosas lograr que nuestros hijos no sufran las consecuencias es verdaderamente difícil. Si el entendimiento con nuestra pareja ya se ha vuelto imposible, llegar a acuerdos con respecto a los hijos puede llegar a ser verdaderamente complicado. En estos casos, lo mejor es contactar con un profesional que pueda actuar como mediador y pueda proporcionaros espacios más adecuados y sobre todo, más neutrales para llegar a acuerdos que velen por el bienestar de nuestro hijo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *