El sobrepeso en la infancia tiene unas consecuencias graves en el desarrollo. Los niños obesos tienen una probabilidad muy alta de seguir padeciendo obesidad en la edad adulta y padecer, por tanto, problemas médicos asociados como problemas cardíacos, diabetes, problemas de movilidad, dificultades de respiración, etc. Por ello, es muy importante prevenir desde la infancia la obesidad conociendo sus causas  y siguiendo algunas pautas y recomendaciones como:

 

  • Potenciar que nuestros hijos realicen actividades físicas a menudo que ayuden a mantener su fuerza muscular y la flexibilidad.
  • Evitar el consumo excesivo de bollería, productos prefabricados y otros alimentos que contienen un alto contenido calórico y un bajo contenido nutricional
  • Enseñar buenos hábitos de alimentación, enseñando a no comer entre horas y realizar las comidas principales en el día (desayuno, almuerzo, y cena) completando con meriendas a media mañana y tarde, siempre que en estas se evite la bollería.
  • Potenciar el consumo de una dieta equilibrada siguiendo la pirámide nutricional
  • piamide nutricional

Además de estas pautas, no podemos olvidar la importancia de realizar un seguimiento con el pediatra que evalue el estado de salud de nuestro hijo, evaluando si se produce un caso de obesidad infantil y los adecuados análisis que permitan valorar si su dieta es adecuada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *