Durante el primer trimestre del embarazo, el desarrollo del feto ha consistido en la diferenciación, pasando se ser una masa celular a tener una forma humana. Además, su sistema nervioso ha sufrido un importante desarrollo. En el segundo trimestre el trabajo fundamental del feto será la de crecer y por ello será a partir del cuarto mes cuando el embarazo será claramente visible en la tripa de la madre. 

embarazada realizando un control medico en el embarazo

El cuarto mes…

A partir del cuarto mes el feto va a crecer con mucha rapidez ya que tiene que pasar de unos 20 gramos a 3,200 gramos y de 15 cm a 50 cm en los seis meses que le quedan. Las neuronas (células nerviosas) se multiplican a una velocidad de 1300 por segundo y la piel comienza a cubrirse de un vello muy fino y delicado llamado lanugo. Los dedos del feto tienen ya sus huellas dactilares y se comienzan a diferenciar los órganos sexuales del feto.

El quinto mes…

En el quinto mes el feto comienza a chuparse el dedo y traga a diario media taza de líquido amniótico tratando de realizar pequeños movimientos respiratorios. Comienza también a ser expresivo, puede arrugar la frente y esbozar su primera sonrisa. Al final del quinto mes la madre puede comenzar a notar las primeras patadas. Si se acerca el oido a la tripa de la madre se podrá escuchar el latido del bebé, confundiendose muy a menudo con pequeños ataques de hipo.

Al final del quinto mes el desarrollo de las neuronas del feto se ha concluido. El feto dispone de 15 millones de células nerviosas, el máximo que va a tener a lo largo de su vida. Este tipo de células no se volverán a reproducir nunca más e irán muriendo con los años. Sin embargo, ahora comienza la tarea más dificil, ahora las neuronas deben llenarse de información, conectarse y desarrollarse como una red de información. Esta tarea que comienza ahora, es la base del aprendizaje humano y continuará durante toda la vida de la nueva vida.

El sexto mes…

Cuando llega el sexto mes de embarazo, el feto ya debe medir alrededor de unos 30 cm. Con cuidados médicos, un feto de seis meses puede ya vivir en el mundo exterior, aunque probablemente sufriera algunas secuelas.

Según las investigaciones científicas, llegado este momento ya se pueden detectar algunas capacidades del feto. El bebe en el sexto mes prefiere la música clásica que el rock y prefiere los sonidos graves antes que los agudos. El ruido de un tambor hace que se acelere su corazón y parece que está comenzando a grabar sus primeras memorias. Al nacer preferirá la voz materna y la de aquellas figuras que le hayan hablado directamente durante el embarazo incluso, si se convierte en un músico le resultará mas fácil interpretar una pieza solo con la partitura, si lo escuchó antes en el vientre materno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *