El embarazo puede ser una época de preocupaciones y nervios. Justo a la hora de irnos a dormir nos asaltan todas las dudas: ¿estará bien? ¿qué haré cuando tenga que volver a trabajar? ¿podremos afrontar los nuevos gastos?, etc. Estas y otras muchas preocupaciones pueden alterar el sueño durante la gestación, justo, cuando más necesitamos dormir. ¿Qué podemos hacer?

embarazado durmiendo

En general, durante el embarazo necesitamos dormir más horas de lo habitual. Algunos expertos explican que esto es debido entre otras cosas a que, durante el sueño, se activa la hormona del crecimiento necesaria para el desarrollo del feto. En cualquier caso, muchas mujeres describen tener dificultades para dormir durante su embarazo tanto por el estrés y las preocupaciones, como por las molestias y dolores típicos del embarazo (calambres, dolores de espalda, reflujo, etc.)

¿Puede ser malo para mi bebé?

Aunque tú no puedas dormir, tu bebé lo hará perfectamente en el útero. Tu sueño no afecta al suyo, por lo que por esa parte, puedes estar tranquila.

Lo que sí es cierto es que un insomnio prolongado puede afectar a tu salud, a sensación de cansancio y a tu estádo de ánimo y esto, sí puede afectar al desarrollo del feto. Además, llegarás al posparto con cansancio acumulado, lo que no te va a ayudar a afrontar los primeros días con tu bebé.

¿Qué puedo hacer para conciliar el sueño durante el embarazo?

Si tu problema es que no encuentras una postura cómoda… (sobre todo durante el tercer trimestre del embarazo) Coloca en la cama todo lo que necesites para dormir bien, antes de acostarte para no tener que estar levantándote a cada rato. Un buen par de almohadas o cojines para estar incorporada te ayudarán a tener menos reflujo, colocar una almohada entre las piernas te ayudará a tener menos molestias en la espalda por el peso de la tripa.

Si tu problema está más relacionado con el estrés y las preocupaciones… además de seguir las recomendaciones que escribí en el artículo sobre el estrés en el embarazo durante el día para no llegar a la hora de dormir agotada, antes de irte a la cama puedes darte un buen baño relajante con agua tibia y después pedirle a tu pareja que te dé un masaje en las piernas o la espalda. La idea es que llegues a la hora de acostarte lo más relajada posible. En cualquier caso, si en la cama no paras de darle vueltas a algo y no consigues dormir es preferible levantarte, darte una vuelta por la casa, leer algo no relacionado con tus preocupaciones o hacer cualquier otra cosa que te distraiga. Permanecer en la cama rumiando pensamientos negativos no te va a beneficiar. Si puedes, recupera algo de sueño durante el día.

Si tu problema tiene que ver con la alimentación o la necesidad de ir al baño varias veces… Cena muy ligero y espera al menos una hora antes de irte a dormir. Si normalmente no es bueno irse a dormir con el estomago lleno, ¡imagina cuando estás embarazada que tienes mucho menos espacio para hacer la digestión! Durante el día, bebe muchos líquidos, pero intenta beber un poco menos las horas previas a acostarte. Tómate un vaso de leche que, además de alimentar tus reservas de calcio, te ayudará a conciliar el sueño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *