Cuando aparecen dificultades con la lectura

 

La dislexia, o retraso específico de la lectura, se caracteriza porque el niño presenta alteraciones en la precisión, velocidad o comprensión en la lectura. Se considera que la dificultad radica en los problemas que el niño tiene en decodificar las palabras escritas por lo que no consiguen identificar las palabras ni las oraciones viéndose afectada gravemente la comprensión del texto que leen. Cuando hablamos de Dislexia tenemos que tener en cuenta que:

niña con un libro sonriendo– No supone discapacidad intelectual

En numerosas ocasiones los padres o tutores del niño consideran que el niño tiene una capacidad intelectual por debajo de lo normal ya que observan dificultades en todas las áreas escolares, sin embargo, la capacidad del niño puede ser normal y ser su baja capacidad para descifrar las palabras escritas las que están ocasionando problemas en su actividad escolar. Es decir, esta alteración no está causada por una baja capacidad intelectual, aunque generalmente el niño va a presentar un bajo rendimiento escolar debido a su pobre comprensión lectora.

– No implica una falta de comprensión oral

Otra característica fundamental es que el niño disléxico que no puede comprender un texto escrito, no va a presentar ninguna dificultad en comprenderlo cuando alguien lo lee, es decir, no tiene dificultades de comprensión oral.

– Pueden aparecer otros problemas asociados

Lo más frecuente es que el niño que presenta un retraso específico de la lectura también tenga dificultades a la hora de realizar cálculos matemáticos y con la escritura. Es decir, puede tener asociado problemas de disgrafía y/o discalculia.

 

Existen otros Trastornos de la lectura que implican alteraciones más graves o generalizadas. Si el niño, además de sus dificultades en la lectura, tiene déficit de comprensión tanto lectora como oral, entonces estaríamos hablando de un Retraso lector general. Otro alteración que es necesario diferenciar de una alteración dislexica es la Hiperlexia que va a consistir en una dificultad de comprensión general a pesar de que el niño puede leer con normalidad un texto (lee pero no comprende)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *