los primeros indicadores de alta capacidad intelectual

 

El diagnóstico de la alta capacidad intelectual va a ser importante para estos niños ya que gracias a él, se podrá intervenir adecuadamente dando una respuesta educativa y terapéutica a las necesidades específicas de estos niños. Cuanto más precoz sea esta detección, antes se podrán poner a disposición del niño todos los recursos que él necesita para desarrollar todo su potencial.

 

niño aprendiendo con figuras

Se calcula en torno a un 20% de los niños superdotados han presentado en su primera infancia habilidades precoces para su edad. Por lo tanto, esto puede suponer indicadores para los padres que observen dichas capacidades en sus hijos y que por tanto, es el momento en que deben acercarse a un profesional para que evalúe las capacidades de su hijo o hija.

 

Algunos indicadores de alta capacidad intelectual son:

  • El niño aprende a hablar antes y/o presenta construcciones gramaticales ricas y complejas para su edad.
  • Comienza a gatear antes de cumplir el primer año y a andar antes del segundo, muestra una buena motricidad fina  (coger un lápiz, punzón, abrir cajas, cortar con las tijeras, etc.)
  • Muestra un interés inusual por su entorno
  • Tiene una capacidad de aprendizaje elevada (identifica colores y/o cuenta hasta diez antes de los tres años) aprende nuevas habilidades por sí solo, etc.
  • Es creativo, realiza dibujos, trabajos o construcciones originales.

 

Es importante aclarar que ninguno de estos indicadores es determinante o excluyente para realizar el diagnóstico, es decir, ninguna de estas características va a implicar que el niño sea superdotado ni la ausencia de ellas que no lo sea. Estas características son solo una orientación para comenzar a sospechar que podemos estar ante un niño con sobredotación intelectual y que requiere de una evaluación que lo determine.

 

A pesar de que un diagnostico de Superdotación Intelectual no puede ser fiable antes de los 3 años, y que probablemente aún entonces vaya a requerir un seguimiento anual para determinar la evolución de esa alta capacidad, es importante una detección lo más temprana posible. Cuanto antes determinemos que un niño o niña tiene un desarrollo precoz, antes podremos responder correctamente a sus demandas y ayudar a que tanto su desarrollo cognitivo como emocional sea satisfactorio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *