Gracias a los avances en investigación y medicina, hoy en día podemos tenemos a nuestro alcance diferentes mecanismos médicos para asegurarnos de que nuestro bebé nacerá bien. Los cuidados médicos durante el embarazo pueden ser decisivos para la prevención de enfermedades, malformaciones, infecciones, etc. que van a condicionar el desarrollo futuro de nuestro hijo. En el momento en que una mujer sospecha que puede estar embarazada es imprescindible acudir a su especialista para que éste realice un seguimiento de todo el embarazo.

mujer embarazada en el médico

Pruebas médicas de rutina: las ecografías

La primera ecografía suele realizarse entre las 6 y 12 semanas para poder realizar el diagnóstico del embarazo. En esta ecografía también se van a valorar otros aspectos como el desarrollo del bebé, el peso, y la ubicación intra o extrauterina de la placenta.

 

A lo largo de un embarazo sin complicaciones deben realizarse otras dos ecografías. Entre la 16 y 20 semanas que permitirá valorar el progreso y el normal desarrollo del feto y alrededor de la semana 32 para controlar el crecimiento fetal. Este método también nos permite conocer si el bebe sera niño o niña.

 

Las ecografías no tienen ningún riesgo para el feto y son un instrumento fundamental para el seguimiento del desarrollo saludable de nuestro bebé.

La amniocentesis

La amniocentesis es una prueba cada vez más frecuente, que se indica para mujeres con un riesgo alto de tener un bebé con malformaciones genéticas. Se recomienda a todas aquellas parejas que tengan 35 años o más y/o con un historial familiar de afecciones genéticas como el Síndrome de Down, Síndrome X frágil, etc.

 

Consiste en una prueba en que el médico extrae una pequeña cantidad de líquido amniótico en el abdomen de la mujer a través de una aguja. Este líquido es analizado y gracias a él se obtiene información genética del embrión que se está desarrollando. Suele realizarse en torno a las 15 y 20 semanas de embarazo.

 

Se trata de una prueba con un cierto riesgo de producir aborto espontáneo (en una de cada 400 mujeres) o algunas complicaciones médicas como dolores, sangrado y molestias.

Biopsia de las vellosidades coriales

Esta prueba consiste en la extracción de una muestra de tejido de la parte exterior del saco introduciendo un pequeño tubo por el cuello del útero o por punción transabdominal. El estudio de ésta muestra permite detectar precozmente las alteraciones cromosómicas y genéticas ya que puede realizarse entre las semanas ocho y doce del embarazo (antes que la amniocentesis).

 

También se ha utilizado para determinar quién es el padre del niño de forma precoz. Se trata de un una técnica segura, sólo en el 3% de los casos la prueba desencadena un aborto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *