Una de las cosas que más contentos nos ponen a los padres es que nuestros hijos se comuniquen con nosotros: las primeras miradas, la sonrisa, ¡y su primera palabra! Es fascinante ver como nuestro pequeño comienza a hablar. Yo recuerdo con mucha ternura la primera vez que mi pequeña me respondió a una sonrisa. Pero, ¿Cuándo empiezan a hablar? ¿Qué suelen decir primero? ¿Son importantes los primeros sonidos y balbuceos de nuestro pequeño?

Existen muchas diferencias en cuanto a cuándo un bebé dirá sus primeras palabras y realmente, no es posible situar en un único momento el inicio del habla del bebé. Durante los cinco primeros años de vida, se produce un continuo y fascinante desarrollo del lenguaje, y este desarrollo se va a ir perfeccionando durante el resto de la vida del niño y durante la vida adulta.

Sus primeros balbuceos

A partir de los 4 meses del bebé comienzan a emitir ciertos sonidos, lo que se llama la etapa del balbuceo. Los bebés pronuncian espontáneamente diferentes sonidos y generalmente, los padres se apresuran a darle algún significado: ¡Mi bebé dice ajo!. Sin embargo, el balbuceo son juegos bucales realizados por el bebé sin un significado real, aún asi, este juego es fundamental para el desarrollo del lenguaje ya que el bebé comienza a darse cuenta que puede emitir sonidos, entrena sus cuerdas bucales y sobre todo ve cómo al emitir sonidos se producen cosas en el entorno.

Además de los “gorgoritos”, nuestro pequeño también experimenta con los sonidos del lenguaje y dice sus primeras vocalizaciones que suelen ser cadenas repetitivas de sonidos “ma-ma-ma…”, “pa-pa-pa…”, “ta-ta…”

Aunque nuestro pequeño no tenga una intención comunicativa, ante los primeros balbuceos es importante estar atentos, responderle y darle significado. Les podemos responder mirándoles y diciendo “¡Hola, sí estoy aquí, ¿qué me quieres decir? ¿Tienes hambre?” Esto les alienta a continuar emitiendo sonidos cuando quieran llamar nuestra atención.

El balbuceo ya es intencionado

A partir de los 10 meses, aproximadamente, los balbuceos que comenzaron siendo juegos bucales intentan ya ser una imitación de las palabras de los adultos, se puede observar que el tono ya es similar al de la lengua materna y los padres comienzan a observar una mayor comunicación con sus hijos. De hecho, en esta etapa aparecen ya sus primeros gestos -o lenguaje no verbal- como los gestos que indican “adiós”, “cógeme”, etc.

 En esta etapa nuestro hijo sabe ya que puede comunicarse con nosotros, al igual que en la anterior, hay que ir un poco más allá y poner palabras a sus gestos o a sus balbuceos. “¿Quieres que te aupe? ¡Ven con mamá!”

Sus primeras palabras

Durante el primer año de vida muchos niños comienzan ya a decir sus primeras palabras. Ya saben que los sonidos tienen significados y comienzan a usarlos para poder comunicarse y lograr cosas que desean en su entorno.

Las primeras palabras de nuestro bebé se referirán, normalmente a objetos o personas muy cercanos y familiares para él, que señalan a su vez con el dedo o con la mirada: mamá, papá, agua, etc.

La etapa de las dos palabras

Los padres suelen identicar esta fase con el inicio del habla ya que los niños comienzan alrededor de los 2 años a hablar de forma telefráfica. Comienzan a referirse a su entorno con palabras claves que contienen casi siempre un sustativo y un verbo: “dame agua” o un sustantivo y un adjetivo: “perito gande”. En esta etapa podemos ya observar, que a pesar de que el número de palabras que utilizan es escaso, ya comienzan a utilizar las características del lenguaje (verbos ya conjugados, primero el sustantivo y después del adjetivo, etc.)

La explosión del vocabulario

No existe una fase de tres palabras. El niño de los dos a los cinco años comenzará a construir frases completas y su vocabulario se va a ir enriqueciendo cada día. El desarrollo del lenguaje en la primera infancia tiene un especial protagonismo en el desarrollo global del niño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *