Crear un ambiente de estudio en casa es una tarea fundamental de los padres para facilitar que nuestro hijo logre unos buenos resultados en sus estudios. Vamos a imaginarnos por ejemplo, una abogada que debe preparar sus juicios y atender a sus clientes en el salón de su casa mientras suena el telefóno familiar, los niños ven su serie favorita y mientras el vecino acude a comentarle lo sucedido en la última reunión de vecinos o, un profesor que debe dar clase en una oficina con despachos y un peluquero que realiza sus peinados en su propia habitación. Seguramente, todos estaremos de acuerdo en que estos profesionales no van a realizar su trabajo muy bien.

estudiar en casa

Exactamente igual, nuestros hijos no pueden realizar bien sus tareas escolares si no tienen un lugar destinado a ello. Los padres debemos intentar, en la medida de lo posible, asignarles un lugar de la casa adecuado para que pueda utilizarlo para el estudio. Además del lugar, también es importante crear un hábito, estableciendo unos horarios y unas normas que favorezcan que nuestro hijo dedique el tiempo que necesita al estudio. Algunos consejos para lograrlo son:

Establece su lugar de estudio

Elige un lugar de la casa silencioso, con suficiente iluminación y espacio. proporcionalé una silla y una mesa adecuada, que favorezca una postura de estudio adecuada y evite problemas de espalda. Es importante que esa zona no se utilice para otras tareas poco relacionadas con el estudio, por ejemplo para comer o ver la televisión. Cuanto más asociada este el lugar que hemos elegido con el estudio, más fácil será que nuestros hijos no realicen otra tarea mientras dicen que están estudiando.

Ayudales a crear un hábito de estudio

Crear un hábito de estudio es muy importante para conseguir un adecuado rendimiento escolar. El hábito se consigue cuando nuestro hijo ha asociado un momento y espacio del día al estudio y, llegado el momento, entiende que tiene que ponerse a estudiar sin que nadie se lo tenga que recordar. para lograrlo, es importante establecer un horario concreto para estudiar en función de la edad y exigencias del curso académico. Para niños de primaria, se puede establecer un horario de dos horas al día por la tarde, y en el caso de niños de secundaria puede ser adecuado ampliar el horario a tres horas o incluso más en períodos de exámenes.

Para lograr crear el hábito, como padres tenemos que intentar no promover que nuestro hijo realice otras actividades en el horario de estudio y ser constantes en la realización de las diferentes rutinas. Debemos procurar que nuestro hijo llegue sobre la misma hora a casa, meriende a la misma hora e inicie sus tareas escolares. En el caso de que realice tareas extraescolares días alternos, podemos realizar con nuestro hijo un horario semanal, incluyendo si es necesario (según su edad) dibujos o fotografías de las diferentes tareas que tiene que realizar todos los días.

lugar de estudio

Evita las distracciones

Al igual que debemos evitar objetos o actividades que puedan distraer a nuestro hijo mientras realiza sus tareas escolares, por ejemplo, tener TV en su cuarto, poner música o guardar juegos en su mesa de estudio. También debemos evitar interrumpirle entrando en su habitación para guardar cosas, o para comentarle que debe realizar algo (por ejemplo, ordenar juegos que tiene en el salón) En la medida de lo posible, vamos a respetar el horario y esperar a que finalice sus tareas para pedirle que realice alguna tarea o entrar en su cuarto.

Facilita recursos y material que sea útil para su estudio

Igual que una médica necesita instrumental para realizar sus revisiones a los pacientes y un contable requiere de un ordenador con programas específicos para que realice adecuadamente su trabajo, nuestro hijo también necesita material y recursos para logar un adecuado aprendizaje. Hasta hace pocos años se recomendaba a los padres que dispusieran en casa de diccionarios y enciclopedias de consulta. Dada la revolución tecnológica que han supuesto las nuevas tecnologías con internet, un recurso que debemos de tratar de facilitar a nuestros hijos desde la infancia es de un ordenador con acceso a internet. Para facillitar el uso responsable de este recurso, podemos enseñarles páginas de interés como pueden ser los diccionarios y enciclopedias online.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *