Ver como nuestro pequeño aprende a hablar es una experiencia maravillosa. El lenguaje, no solo le va a permitir comunicarse con nosotros de forma más rica, además, va a permitir a nuestro hijo aprender más sobre su entorno y poder entender el funcionamiento de las cosas que le rodean. ¿Cuáles son sus fases? ¿Cómo se va adquiriendo el lenguaje?

Niño con su madre

Entre los 2 y los 5 años se produce la adquisición del lenguaje en los niños, aunque sin duda, se irá haciendo más complejo a lo largo de toda la vida escolar y en la edad adulta. El desarrollo del lenguaje es una pieza clave en su crecimiento, ya que el lenguaje se convierte en el medio a través del cual va a poder pensar sobre su entorno y sobre sí mismo y va a poder relacionarse con él. El lenguaje supone el escalón fundamental sobre el que se va a desarrollar la inteligencia, y por eso, a los padres, nos alegra ver cómo nuestro pequeño se va convirtiendo en un gran charlatán.

Las primeras palabras aparecen hacia el final del primer año, acompañando las situaciones de interacción cara a cara (cambios de pañal, juegos, vestido, etc.) Y se irán utilizando cada vez un mayor número de palabras para expresar ideas completas: “agua”, “aupa”, “mimir”…

A partir del segundo año

A partir del segundo año se va a producir un fuerte incremento del vocabulario, debido a la necesidad del niño por nombrar todo lo que se encuentra en su entorno. Y aparecerán pronto las emisiones de dos palabras, también llamado lenguaje telegráfico, que aunque no tienen artículos, preposiciones u otros elementos del lenguaje, comienzan ya a aparecer con primeras reglas de sintácticas: “mama leche” o “tata no está”. 

Hacia el tercer año:

A partir del tercer año comenzarán a aparecer las primeras flexiones en los nombres y en los verbos y se producen las conocidas hiperregularizaciones (“rompido” en vez de roto o “me cayo” en vez de me caigo) que no son más que la muestra de que el niño está aprendiendo las reglas del lenguaje. También aparecen los primeros usos de preposiciones y artículos, pronombres personales y posesivos.

El cuarto año:

A los cuatro años, el repertorio fonético del niño se completa de manera que domina ya todos los sonidos de su lengua materna. Comienza ya a dominar también las construcciones sintácticas simples.

De los cuatro años hasta los seis:

Entre los cuatro y los seis años, el lenguaje continúa desarrollandose. No sólo se produce un aumento del vocabulario, sino que el significado de las palabras se enriquece. A los cinco años ya distinguen claramente el género y a los seis el número. Mejora el uso de los tiempos verbales y sus construcciones lingüísticas se hacen más complejas. De esta manera, al comenzar primaria, el niño puede haber adquirido ya todos los aspectos del lenguaje y estaría en disposición de continuar aumentando su vocabulario y fluidez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *