Solo hace falta observar a un niño en un jardín para saber que los niños saben mucho de felicidad. Pero, muchas veces, con las prisas diarias de los adultos se nos olvida cómo era eso de disfrutar de la vida, y les acabamos enseñando a los peques a disfrutar menos porque hay que hacer muchas cosas o ir a muchos sitios. ¿Dejamos a los peques disfrutar? ¿Les estamos enseñando a disfrutar de la vida?

hijos disfrutando

Vivimos deprisa, queremos llegar tan lejos que nos perdemos las flores que hay por el camino. Vamos por la calle que parece que dejamos un incendio detrás. Últimamente con tanto paseo por el parque me da por observar, y es curioso ver cómo paseamos deprisa, ¡si es que hay que llegar a casa, que se hace tarde! ¿Y entonces, para qué paseas? Lo peor, es cuando acabamos transmitiendo a los peques esta forma ajetreada de vivir: hay que ir primero aquí, luego allí, luego a ver si llegamos pronto que hay que bañarse, cenar y pronto a la cama y al día siguiente, ¡vuelta a empezar! ¡Qué estrés!

Cuando preguntas a los papás, todos tienen prisa, se vive agobiado porque con niños ¡no da tiempo a nada! El tema es, ¿transmitimos este agobio a los peques de la casa? ¿acaban ellos también agotados con tanto vivir deprisa? Pues la respuesta es muy fácil: ¡claro que sí!

¿Les enseñamos a disfrutar?

Párate un momento a pensar y contesta estas preguntas:

1. ¿Cuándo fue la última vez que te sentaste con él a jugar en casa o en el parque?

Aunque sabemos lo importante que es el juego para el desarrollo de nuestros peques, también es importante entender que no se juega igual solo que con papá y/o mamá. Los peques prefieren mucho antes jugar con mamá o papá que tener el juego más complicado y moderno del mercado, y eso, ¡no se puede comprar!, eso, solo es cuestión de tiempo.

2. ¿Disfruta del baño diario?

Todos los días al baño, a la misma hora, pero, ¿se trata de una rutina más o la convertimos en un juego en sí mismo? Las rutinas ayudan a los más pequeños a organizarse y vivir más tranquilos, pero ¡también pueden ser divertidas! Eso sí, también necesitamos tiempo.

3. ¿Escuchas sus historias inventadas? 

La imaginación de los niños no tiene límites, a veces, nos sorprenden con sus historias, pero no siempre les escuchamos. Más que contestar a sus preguntas y explicarles siempre lo que está sucediendo igual podríamos practicar más la escucha y hacerles las preguntas nosotros, seguro que les hacemos pensar un poco y le echan una buena dosis de imaginación: ¿y tú qué crees? ¿y por qué crecerán estas flores aquí? Anda, un saltamontes ¿por qué saltarán en vez de correr? 

¿Qué necesitamos?

Pues bien, a “disfrutar de las flores del camino” también se aprende, y cuanto antes mejor, de hecho, no se trata de que aprendan a disfrutarlas, sino más bien, de que no “desaprendan” con nuestras prisas diarias. En el fondo todo es una cuestión de tiempo y prioridades:

  • Tiempo: Para poder disfrutar de la vida necesitamos tiempo para poder disfrutar. Con tantas cosas que tenemos siempre que hacer y tantos sitios donde queremos llegar, a veces nos olvidamos de lo importante: disfrutar del momento, de lo que hacemos y del aquí y ahora. Se nos olvida que un paseo por el parque puede ser divertido. Así que convirtamos cada momento en especial, olvidando el siguiente sitio al que hay que ir o lo siguiente que hay que hacer. Si nosotros nos lo permitimos, se lo estaremos regalando a nuestros hijos.
  • Prioridades: Claro, ¡qué fácil! ¿no? un poco más de tiempo, pero ¡¿quién lo tiene?! Pues bien, todos lo tenemos, el problema son nuestras prioridades. Si consideramos más importante tener la casa impoluta o preferimos estar jugando en el parque; si es una prioridad cumplir con un compromiso o preferimos decir “no” y disfrutar de un día en el campo con nuestros peques; si necesitamos trabajar miles de horas o preferimos vivir con menos y tener más tiempo. Todo es una cuestión de prioridades y eso, también se lo estamos enseñando a nuestros peques.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *