Aunque todos hemos oído hablar alguna vez de la anorexia, realmente pocos saben la gravedad que supone este trastorno y las consecuencias para la persona que lo padece. Dejar de comer es el primer síntoma de un difícil trastorno que requiere atención especializada cuanto antes. ¿En qué consiste? ¿Cómo podemos detectarlo?

niña comiendo

La anorexia nerviosa es un trastorno de alimentación grave que se manifiesta por un rechazo radical a la ingestión de alimentos necesarios, llegando a reducir el peso en un 20 ó 40% por debajo de lo que correspondería. La restricción de alimentos puede llegar a poner en riesgo la vida de la persona que lo padece.

Hoy en día, se calcula que un 10% de las personas que padecen anorexia llegan a morir por las consecuencias que tiene para la salud la restricción del alimento. 

Aunque afecta principalmente a chicas, no se puede olvidar que el número de casos de chicos está creciendo en los ultimos años llegando a una relación de 3 de cada diez casos. Sumado al aumento de casos en nuestra sociedad, cabe destacar el inicio cada vez más temprano de este problema llegando ya a hablar, hoy en día, de anorexia en la infancia.

¿En qué consiste la anorexia?

La anorexia consiste en una restricción radical de la dieta que va acompañada de una progresiva pérdida de peso. Además, se caracteriza por:

  • Comienzo temprano, en la adolescencia o en la preadolescencia.
  • Disminución del peso llegando a estar por debajo del 25% del peso ideal
  • Distorsión de la propia imagen (siempre se ven gordas/os aunque su peso esté muy por debajo de lo saludable)
  • Negación del trastorno e intentos de ocultarlo (se ponen ropa ancha para no desvelar su pérdida de peso, comen delante de la gente y lo echan en una servilleta por debajo de la mesa, etc.)
  • Actitud patológica con respecto a la alimentación (preocupación obsesiva por las calorías, largos periodos de ayuno, etc.)
  • Sobrevaloración de la delgadez
  • Aislamiento social

Es frecuente que las personas que padecen anorexia traten de disminuir más de peso sumando a la falta de alimentación el uso compulsivo de laxantes y/o diuréticos y la provocación de vómitos autoinducidos.

Además de los síntomas propios de la anorexia y sus consecuencias en la vida de la persona como el aislamiento social (pueden llegar a evitar las reuniones sociales para no tener que exponerse a la comida), la baja autoestima y la inseguridad en sí mismas. La reducción de la ingesta tiene graves consecuencias de salud a largo plazo:

  • Amenorrea (falta de la menstruación)
  • Lanugo (alteración de la calidad del cabello, con aparición de vello en el vientre y la espalda)
  • Trastornos endocrinos y hormonales
  • Bradicardia (ritmo cardíaco lento)
  • Hiperactividad física o intelectual.

Debido a las graves consecuencias que tiene para la salud, no se puede esperar a ver cómo evoluciona: “ya comerá cuando tenga hambre” o “son tonterías de jóvenes, ya se le pasará”. Se trata de un trastorno del que difícilmente va a salir la persona por sí sola y que requiere un tratamiento especializado que será más eficaz cuanto antes se lleve a cabo. Las personas que han sufrido anorexia durante años, pueden arrastrar dificultades a largo plazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *